Atlántida de Terry

Sirenas, Por Terry soñamos y creamos en el fondo del mar.


No estás conectado. Conéctate o registrate

"ESCENARIOS DEL ALMA".-*-. Las memorias más antiguas de Terry

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Atlántida


Perla dorada
Perla dorada
Cada año, desarrolamos para Terry un trabajo en particular.

En este, las Sirenas de la Atlántida de Terry echamos a volar la imaginación. Salido de la grandiosa inventiva de la Sirena más Joven: Anjou, realizamos esta actividad, que todas disfrutamos bastante...


¿Que sucede si hay otra vidas antes que esta?... Nuestro ser las recuerda, y de ser asi, que hace al tomar conciencia de ellas...



Partimos de varias ideas, quizá de creencias; no queremos demostrar algo en particular, ni tan ambiguo como la reencarnación ni nada por el estilo. Estos relatos son ficticios, salidos de la imaginación de las autoras.



Nos hemos basado en algunos puntos de la obra del Dr. Brian L. Weiss "Lazos de Amor" así como la obra "Scenes of a Memory" del Dream Threater.



Acompaña a Terry en este descubrimiento, de sí mismo en la voz, vida y obra de todos hombres.

¡¡Que los disfrutes!!




Escenarios del Alma


ANJOU1.jpg picture by Sirlaurie



Por Anjou


Sirena Guardiana de los Augurios Propicios



I




G18.gif picture by Sirlaurie




Nadie pensaría que en este vecindario podría encontrarse la consulta del loquero. La sola idea de ir con uno se me hace un tanto absurda, pero si continúo con este tren de vida, no creo llegar muy lejos.


Llueve a cántaros y las calles se ven desiertas, más grises que de costumbre y el frío cala hasta los huesos. Es en ocasiones como ésta, que me arrepiento de venir a Londres.


Escucho los cascos de los caballos mientras veo a través del cristal y mi respiración en la ventana dibuja figuras indefinidas que me impiden ver a ciencia cierta las calles por las que transitamos.


Espero llegar pronto, antes de arrepentirme. El carruaje se detiene. El cochero golpea el techo y me dice con su voz un tanto huraña que hemos llegado.


Dejo escapar un suspiro involuntario... uno de tantos que últimamente se han convertido en costumbre. Y mientras bajo del coche y piso la acera mojada, mi mente viaja hacia Nueva York... y Susana. Es en ocasiones como ésta, que doy gracias a Dios de que el mundo sea tan amplio. Pensar en Susana es pensar en una botella de whiskey para evadir al destino.


Empiezo a subir las gradas que llevan a una elegante pero austera puerta de color negro. El vecindario no está nada mal. Espero que además de ser loquero no sea vampiro. Me estoy volviendo neurótico.


Tomo la mano de bronce que se utiliza para avisar que se está a la espera de entrar y doy tres golpes en la puerta. Supongo que serán suficientes. A lo mejor el loquero podría estar en sus oscuras habitaciones practicando la magia negra y es mejor dejar claro que estoy de pie, en la puerta, bajo la lluvia.


La puerta se abre y un individuo alto y espigado, con el cabello gris, me observa inquisitivamente.


-¿Señor Granchester?


Asiento dando una pequeña cabezada.


-Por favor.


Y extiende su mano indicándome que puedo entrar en su oscuro pozo de secretos... Tengo que hacer un esfuerzo para no reírme y bajo la cabeza para admirar el piso blanco y negro del hall de entrada.


Contrario a mis sospechas más negras, la casa está bien iluminada y decorada con buen gusto. Las paredes cubiertas con papel tapiz en colores crema y la alfombra sobre la que camino, mullida. Sigo al loquero en silencio. Será mejor que deje de llamarlo de esa forma porque eso implica que yo estaría fuera de mis cabales y creo que más que nada lo que necesito, simplemente, es alguien con quien hablar.


No puedo confiar en nadie en Nueva York. Si se supiera que voy a una consulta con un psiquiatra, estallaría el escándalo y no quiero más problemas de los que ya tengo con Susana. Cada día que pasa la soporto menos, pero no veo la forma honorable de hacerla a un lado... más de lo que lo he intentado.


El doctor abre una puerta de madera oscura y supongo que entramos a su consultorio. ¡Qué lugar tan agradable! No hemos cruzado palabra, pero el doctor va a sentarse detrás de un amplio escritorio de madera de caoba y me indica que me siente en uno de los sillones que tiene frente a su escritorio. Me siento con cautela, percibiendo la suavidad del sillón y relajándome un poco. El doctor me examina con ojos escrutadores, detrás de sus delgadas gafas de aros de color plateado.


-Señor Granchester, es un placer conocerlo -me dice sin ningún giro de adulación en su voz -espero que la lluvia no haya mermado su ánimo; parece tener cierto efecto un tanto negativo en muchas personas.


Lo observo y entrecierro un poco los ojos. Si no lo hago, podría dejar escapar la extrañeza que me despierta su comentario.


-Es una lluvia como cualquier otra -respondo.


-Tiene razón, señor -dice sin mostrar ninguna señal de incomodidad ante mi tono de voz casi despectivo; -sería tan amable de indicarme el motivo de su visita.


No me está interrogando pero aún así, me encuentro ante un dilema. ¿Contestar con la verdad o interpretar algún rol de los tantos que han visto mis escenarios?


-Creo que necesito hablar con alguien -contesto con un tanto de embarazo. Mi vida ha ido en picada desde hace algún tiempo y creo que necesito ayuda... de alguna clase...


-Entonces ha acudido a la persona adecuada. Quisiera que entendiera que la naturaleza de mi consulta es muy poco ortodoxa, señor Granchester…


-Por favor, llámeme Terry.


-Muy bien, Terry. Me especializo en un área que si no muy pocos, yo diría que ninguno de mis colegas, llamaría científica: practico las regresiones al pasado.


-¿Querría ser más específico?


-Con gusto. He descubierto, a través de algunos pacientes, que muchos de sus problemas presentes, se vienen, podríamos decir, arrastrando, desde vidas pasadas.


-¿Está sugiriendo usted que existe la reencarnación?


-No, Terry, no lo sugiero, lo afirmo enfáticamente.


Lo veo asombrado.


-Entiendo su asombro, pero si me lo permite y luego de conversar sobre los aspectos de su vida de los cuales se siente insatisfecho, usted podrá tomar la decisión de intentar una regresión o simplemente optar por el tratamiento tradicional. ¿Querría ponerme al tanto de los problemas que se encuentra enfrentando en la actualidad?


¿Por dónde iniciar? ¿Mi insatisfactoria vida con Susana? ¿Mi lejana y conflictiva relación con mi padre? ¿Mis problemas pasados con el alcohol? ¿Candy? Empiezo a hablar atropelladamente. Han sido años sin hablar con nadie sobre todo esto y ya estoy aquí. Debo sonar desesperado pero no me importa. Creo que es ahora o nunca y si quiero recuperar algo de mi vida, será mejor que empiece de una vez. Luego de media hora de ponerlo al tanto de mi vida, guardo silencio.


-Entiendo, Terry. Creo que usted es el candidato perfecto para la terapia de regresión.


-Me gustaría que me explicara detalladamente a qué se refiere, doctor.


El hombre se pone en pie y se acerca a la ventana, explicándome que me inducirá a un estado hipnótico profundo y retrocederemos, poco a poco, hasta los primeros años de mi vida. Si esto tiene éxito, iremos más atrás. Me dice que "más atrás" implica a los meses donde me encontraba en el vientre de mi madre y si estoy preparado, a desvelar alguna de mis vidas pasadas.


-Tiene todo el tiempo del mundo para pensarlo, Terry. No debemos tomar una decisión apresurada si usted no se siente preparado.


-Tomaré el riesgo.


El doctor sonríe y me indica que puedo reclinarme en un diván de color crema que invita más a una siesta que a una terapia. Él toma asiento en un sillón que tampoco se caracteriza por su austeridad. Definitivamente la comodidad es un valor altamente apreciado por el médico.


-Le explicaré lo que haremos, Terry. Es sencillo: usted se reclinará en el diván e intentará relajarse. Recuerde que está a salvo. Nada puede lastimarlo durante esta sesión. ¿Está listo?


-Tan listo como pueda estarlo.


-Bien, "cierre sus ojos y empiece a relajarse. Respire profundamente y exhale lentamente. Concéntrese en su respiración. Con cada inspiración, se irá sintiendo más relajado. Imagine una luz blanca y brillante sobre usted. Concéntrese en esa luz mientras recorre su cuerpo. Permítase a usted mismo flotar mientras alcanza un estado mental profundamente relajado. Ahora, mientras cuento hacia atrás de diez a uno, se sentirá en calma y tranquilidad. Diez. Nueve. Ocho. Siete. Seis. Entrará a un lugar seguro donde nada puede lastimarlo. Cinco. Cuatro. Tres. Dos. Si en algún momento necesita volver, todo lo que debe hacer es abrir sus ojos. Uno.






 




ANJOU.jpg picture by Sirlaurie


G18.gif picture by Sirlaurie


 


Conoce los diferentes escenarios del alma de Terry:


 




 


I



Grecia antigua Siglo IV AC



 



Ii


Roma 25 AC



 



III



nUEVA ESPAÑA 1660



 



IV


ANTIGUO EGIPTO 1200 AC


 


V


INGLATERRA 1500


VI


sajonia 1813  


Vii


Oceano atlantico 1090


Viii


Inglaterra 1215


Ix


Las conclusiones


 


mariposa0.png picture by Sirlaurie


Atlántida de Terry


GF


2010


G18.gif picture by Sirlaurie





 

Ver perfil de usuario

Thalia


Conchita de playa
Conchita de playa
Hermoooosooo!!!! este fanfic me fascina lo lei en la GF y ni idea de que estaba acá, claro pero que bruta ¡¡si era de las sirenas tenia que estar en la Atlantida!! jajaja revisando todo el foro y viendo qué de bueno para leer me lo he vuelto a encontrar y me lo he vuelto a devorar.

La verdad es que es un fic maravilloso,merecedor de una publicacion real si se quiere, es intenso, liberador e impresionante.
Ver a Terry pasar de vida en vida y ver como aprende de cada una de estas vidas y como queda la constancia de que cada ser que tenemos a nuestro alrededor de una u otra manera ha estado ya en nuestras vidas es una idea maravillosa.

Yo por ejemplo, no me veo en otro mundo, en otra vida sin mis hermanas.
Creo que nuestras almas fueron forjadas al mismo tiempo, hechas del mismo molde justo para estar juntas siempre y es un sentimiento maravilloso.

Esta es una historia maravillosa, les felicito a todas las sirenas hicieron un trabajo impresionante.

Una pregunta ¿que no falta una parte? Que me parece a mi que la Wendo tambien hizo uno de los escenarios ¿o me equivoco? parece que iba de Albert o algo asi ¿Si verdad? pues les falta ese.

HAsta luego

Fathmé.

Ver perfil de usuario

Phoenix


Invitado
Hoy me recomendaron este fic, y chicas estoy impactada. Tengo en alta consideracion el tema, yo creo, ya desde hace varios años, ke esta vida es una escuela en donde venimos a aprender y evolucionar. Y encontrar este fic, la verdad, me deja en shock.
Laurie, la musica me llevo de la mano con los escritos de cada una, chicas.
Ahhh no se ke mas decir, aun lo estoy saboreando.
Excelente planteamiento y muy muy bien logrado!!!

Gracias chicas y gracias Weiss, por mostrarmelo!!!


Un abrazo

Contenido patrocinado


Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.