Atlántida de Terry

Sirenas, Por Terry soñamos y creamos en el fondo del mar.


No estás conectado. Conéctate o registrate

¿Qué haría en el lugar de Candy? GF2006 o 2007, vayan ustedes a saber...

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Ir abajo  Mensaje [Página 1 de 1.]

Annabel Lee


Perla beige
Perla beige
Nota antes de leer.
Este es un pequeño trabajo escrito en plan de broma. Personalmente siento un profundo respeto por el personaje de Susana Marlowe sólo por el hecho de haber evitado que Terry muriera en aquel accidente de las luces del teatro. Creo que ella, al igual que otros personajes, se les ha satanizado y esto es obvio porque todos los seres humanos tendemos a alabar el bien y condenar el mal, esto sin analizar las
circunstancias y motivos que existen detrás de esos actos que nosotros
etiquetamos de un modo o del otro.

No es mi intención hacer mofa del personaje de Susana, simplemente relato “hechos” que hipotéticamente yo hubiera llevado a cabo en esta circunstancia, en un lenguaje y comportamiento satírico.
Gracias por leer, gracias por comprender.

Tras los trágicos eventos ocurridos en NY una noche de invierno me pregunto: ¿Que haría yo si estuviera en lugar de Candy?

Escena en la escalera:

Con rostro demacrado por la preocupación, Terry se aproxima a su amada para comunicarle algo importante:

- Annabel - Acuérdense que estoy en el lugar de Candy pero no soy Candy, ¡eh! - Susana quiere verte.
- Así que quiere verme, ¡eh! Perfecto, tengo algunas cosas que decirle a esa hija de su mal dormir….
- ¿Qué dijiste? No te escuché.
- Nada cielito, no te me vayas que no tardo.

Toc, Toc.

- Adelante, pase por favor-la voz de Susana se hace presente desde el interior de la habitación.
- ¿Qué querías verme? – Esta vez, Annabel tiene cara de pocos amigos. Está que trina de coraje después de que le echaron a perder lo que sería la velada más maravillosa de su vida (hasta ese momento).
- Sí, yo… no sé por donde empezar, verás…
- Sin rodeos niña – Esto se pone peor para Susana, ya que si no habla pronto y termina de una vez con esto, Annabel la va a agarrar a palos con las muletas que ya están muy cerca de donde se encuentra. ¿Será su expresión suficientemente amenazante como para que no se atreva a decir nada más que "Gracias, fue un placer. ¡Adiós!"?
- Yo…. Yo.. amo a Terry, lo he amado desde el día que lo conocí.
- ¡Ay por favor no seas cursi! Nadie se enamora el primer día, eso del amor a primera vista es un cliché para vender tarjetas de San Valentín y Flores el 14 de Febrero.- Ya falta menos para que las muletas estén a su alcance y a medida que escucha a su interlocutora su coraje se hace más y más grande.
- Es verdad, ¿Crees que le hubiera salvado la vida si no lo amara? – Como era de esperarse, para este punto el recurso del llanto a mares se hace presente para ver si así logra controlar la ira de Annabel…. Pero no se imagina que esto sólo sirve pa'
ponerla como agua pa' chocolate.
- Bueno güera, debo reconocer que tienes un punto a tu favor, pero eso no es suficiente para que pretendas quedarte con mi noviecito hermoso, ¡¡¡eh!!!!
- Pero es que tú no lo necesitas como yo. Mírame, ahora soy un despojo humano y…
- ¡Ay ya me cansé! – Dos pasos más y su objetivo estará al alcance de su mano – ¿Ves esta muleta? Pues no te va a servir para caminar después de que te la haya estrellado en esa cabecita que no sé para que tienes si no la sabes usar. Mira Reinita, las cosas son así: Terry me quiere y…
- ¿Te lo ha dicho? – ¡Ay bueno, esta niña no da su brazo a torcer!….
- Hey, hey, hey… lo que pasa en nuestra relación es cosa solo entre él y yo, ¿Quedó claro? – Annabel Lee empieza a sudar frío al hacer memoria y darse cuenta que es verdad, Terry nunca le ha dicho que la ama. Pero existe aquel beso que le robó en Escocia, así que considera que eso es suficiente.
- De haber sabido que me ibas a dar tantos problemas, mejor ni trato de detenerte en la azotea- Annabel suelta la muleta y se sienta en la silla junto a la cama en la que convalece Susana.- ¡Ach Susana!, ¿Para que te sirve esa cabecita si no la sabes usar? Mira, no quiero acabar mal contigo. La verdad que sí estoy agradecida con que hayas
salvado la vida de Terry, pero eso no es razón suficiente para que te quieras quedar con el pastel reina. ¿Entiendes lo que te digo?
- ¡No es justo! – Lo que faltaba, Susana se arroja pesadamente contra la cama para ocultar su llanto…. Es hora del berrinche.
- La vida nunca es justa… y si a esas vamos, ahorita mismo evito que un coche atropelle a Terry para que así se quede conmigo porque le salvé la vida… y como yo ya salvé la tuya, pues estamos a mano y nada podrás hacer para evitarlo.
- Nunca serán felices… La culpa le perseguirá donde quiera que vaya y tú serás responsable de ello… - ¡Zas! ¿Será esta la última carta que jugará Susana?
- ¡Ay por favor! ¿De verdad crees que con eso me vas a convencer de dejártelo? Ni que esto fuera una de esas cartas cadena que dicen que te llegarán 7 años de mala suerte si no le mandas esto a por lo menos 10 de tus contactos antes de 2 horas…. – La paciencia de Annabel Lee ha llegado a su límite, pero haciendo un esfuerzo sobrehumano agrega:
- Bueno, niña. Este es el trato… y para que veas que soy buena onda te la voy a poner de este modo. Si te portas bien y te abstienes de tocar, yo dejaré que Terry te visite de vez en cuando, y hasta dejaré que te eche porras en tus sesiones de rehabilitación. ¿Qué tal eh?
- Pero es que…
- Pero es que nada, tómalo o déjalo…el trato, no Terry. No te quieras pasar de lista.
- Achh bueno, está bien. Pero y si más adelante se da cuenta que somos el uno para el otro, ¿lo dejarás venir a mi lado?- creo que con la carita de ángel que pone Susana le será difícil a Annabel Lee negarse ante tal petición.
- Claro niña, ten por seguro que sí…. El día que los cerdos vuelen…
- ¿Que dijiste?
- Nada reinita, nada… bueno, me voy porque debes estar cansadita… Pórtate bien, sé buena niña y yo sabré recompensarte – Annabel Lee abandona la habitación asombrada de su capacidad para doblegar a Susana, honestamente pensó que le costaría mucho más trabajo y que hasta tendría que llegar a utilizar la muleta.

Feliz por otro obstáculo superado, Annabel Lee va a encontrarse con un Terry que se encuentra aun con el rostro desencajado, esperando lo peor.

Él, al notar la presencia de su amada, abandona el sillón donde impaciente esperaba por un milagro que le permitiera gozar de la vida al lado de su pequeña pecosa. (No, esto no fue un error, es que yo también tengo pecas, y bueno me quedó el saco y me lo puse jejeje).

- Bueno amor, asunto solucionado– La sonrisa en el rostro de la pequeña Lee hace automáticamente que Terry cambie de actitud, rápidamente corre a su lado y aún sin creerlo le pregunta:
- ¿De verdad está solucionado?
- Sip… bueno sólo falta una cosa.
- ¿Cuál?
- ¿Me amas Terry?
- ¿Acaso lo dudas?- Y el momento que Annabel Lee esperó desde aquel caluroso día de verano en Escocia se hizo realidad. Una vez más su amado la tomaba en un firme, pero gentil abrazo para besarla a su antojo sin que nada ni nadie se interpusiera. (sorry, pero no soy buena para escribir estas escenas así que se la van a tener que imaginar).

Pero como nada es para siempre, los enamorados tuvieron que separarse para continuar charlando sobre lo ocurrido en la habitación que ocupaba Susana Marlowe.

- ¿Que quería decirte Susana?
- Solamente quería asegurarse de que yo correspondiera a tu amor y que me encargara de hacerte muy feliz. Afirma que su mayor recompensa es saberte vivo y feliz. Con ello, su misión en la vida se ha cumplido.
- ¿De verdad?
- ¿Crees que te mentiría amor? – Como dicen que en la guerra y en el amor todo se vale, Annabel Lee no tiene el menor empacho en ocultar la verdadera conversación que sostuvo con su otrora rival, pues recordó en ese preciso momento que Susana había evitado que ellos se encontraran en Chicago después de la función de Rey Lear.
- ¡Que buena es Susy! De verdad espero que llegue a encontrar muy pronto la felicidad que se merece….
- Sí mi amor, yo también lo espero…. El día que los cerdos vuelen…
- ¿Qué dijiste?
- Nada amor, nada…. Entonces me decías que me amas y…..

Y colorín colorado este cuento no se ha acabado porque fueron felices para siempre, pero no me alcanzan todas las páginas del mundo para contarles lo que pasó después, así que mejor se lo imaginan.

Ver perfil de usuario http://lashistoriasdeannabellee.blogspot.mx/

Ver el tema anterior Ver el tema siguiente Volver arriba  Mensaje [Página 1 de 1.]

Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.